Ir al contenido principal

Entradas

La palabra

En tiempos donde lo unico que nos queda es la palabra, aquella empeñada, cuando le decimos al otro, para siempre, para toda la vida.
La escrita, que nos permite, comunicarnos con los demas, haciéndoles saber lo que pensamos, lo que queremos decir cuando decimos algo.
La palabra que no se verbaliza, como cuando callamos lo que pensamos, y no lo compartimos por miedo. O por vergüenza.
La palabra.   

En estos tiempos de abismo, de incomunicación, de soledad, de silencios, de unipersonales, de egoísmos varios, de unilateralidad. Ahí es donde me pongo a pensar en lo que decimos, cómo lo decimos, a quien. Qué queremos expresar? Qué queremos que el otro sienta cuando nos lee?
En mi caso, a veces simplemente escribo para mi, para poder dejar mis pensamientos fundidos en un papel. Me hace bien, saca de adentro todo lo que tengo, o algo, al menos.
Me sirve para no ahogarme, de tanta palabra escondida.
A veces escribo cuentos, otras veces novelas, que luego no termino, como todo, lo dejo ahí.

T…
Entradas recientes

2018 allá vamos otra vez

Como una ventana vieja, agrietada que estuvo cerrada hace mucho tiempo, así dejé este blog, porque no sentía la necesidad de hablar, contar o compartir lo que siento. 
Cerré mi cuenta del Facebook donde todos los días desde noviembre de 2015, hablaba de política, y compartía las noticias que nunca son buenas en la Argentina de estos últimos dos años y meses. 
Me cansé, de hablar en saco roto, no compartí nada mas. Usé el Instagram, que sigo usando para mostrar los pocos momentos de alegría con mi nieta ( Si soy abuela desde el 28 de julio de 2016) Y con mis hijos. 
Los viajes que realizo también, trato de subir de vez en cuando algún pantallazo. Pero escribir? hace tiempo que no lo hago. 
Formalmente el cierre del FCBK se hizo el 1° de febrero de 2018. Y eso en una persona como yo es una eternidad .

Por eso el volver a abrir la ventana vieja, y agrietada, ésta que me da la oportunidad de acercarme a otras personas a quien quiera leer y compartir. 
Este lugar de reflexión que para mi funcion…

Si no canto lo que siento

Soy una mujer de 48 años, que vivió parte de su juventud, en un ámbito político y social de censura, y prohibición, y el resto de su juventud, desaprendiendo viejas costumbres.
Me enseñaron a no quejarme, no contestar, no opinar, no hablar cuando los grandes están hablando, no interrumpir, no discutir, no politizar, no participar de ningún movimiento social y menos político. No, no y no.

En este momento de mi vida me doy cuenta de varias cosas.

La primera: todo lo que cambió nuestra sociedad (para bien y para mal) Hoy las mujeres en esa lucha constante de hacer valer nuestros derechos, podemos decir a un piropeador serial, Me estas acosando. No me gusta que me digas si tengo lindo el culo o las tetas. No quiero ir a tu casa. ETC .

Bien! A ver, recuerdo ser una niña inocente de 14 años y que viejos pajeros en su auto, me siguieran , frenaran el auto y se hicieran una paja adelante mio, diciéndome: Lindaaaaaa...
Y yo salir corriendo, horrorizada. Y a quien se lo iba a contar? Quien iba a…

La vida sin conexión

En el mes de octubre del año pasado me robaron un celular muy lindo, que me había comprado con bastante sacrificio y que aun hoy sigo pagando. Era realmente muy llamativo, pero como vivo en un mundo ideal, donde la gente es buena, y nadie toma lo que es ajeno, no lo aseguré, no lo camufle, no me paranoiquie pensando: "me lo pueden llegar a robar".

Pero si, pasó, me lo robaron, parecia un S5, y ahi se fue con un motochorro.

Me compré otro mas chico, pero igual de lindo, con mucho sacrificio y que aun hoy sigo pagando, lo quise asegurar y la compañía CLARO no lo aseguraba mas. Los bancos tampoco... y hace tres días, estando en la calle, y luego de haberlo camuflado y de no sacarlo nunca mas en plena calle, de paranoiquearme, de pensar "me van a robar, me van a robar, me van a robar", oh si! de sorpresa y sin que yo me diera cuenta, un motochorro de contramano, en plena avenida Scalabrini Ortiz, me lo sacó. Ni siquiera se veía!, estaba sacando su naricita de mi mochil…

2015

No estoy inspirada.

Desde hace algún tiempo. Escribo si, cosas, pienso, mucho. No digo todo lo que me pasa por la mente. Porque simplemente hay momentos en los que se puede hablar y otros en lo que vale la pena hacer mas de un minuto de silencio.

Es cierto también, que a veces siento que el corazón va a estallar de tanto que tengo para decir.

Pero es mejor así. Mi blog es demasiado publico...

Entonces? de que hablamos? del tiempo? del dolar? de la gente? De Buenos Aires que esta hermosa en enero, porque no queda ni el loro, y los que la pateamos cada día, podemos descansar al menos un poco, y viajar mejor...

O hablamos de lo importante?

No, mejor no.

Lo importante, lo que subyace dentro nuestro, ya saldrá.

Lo que tiene que mutar, ya mutará.

Y lo que tiene que ser, será.


La convivencia

Quizás ya alguna vez, hablé sobre este tema. La convivencia. Quizás hice algún comentario, con respecto a la "felicidad de la pareja" y la relación inversamente proporcional con dicho tema.
Pero hoy me voy a referir a la convivencia en general.
Varios ejemplos:
Ejemplo 1: La cocina de la oficina En mi oficina, somos muy pocos, diría que 7 estamos todo el día en ella, y de esas siete personas, 5 somos mujeres. Y la cocina, que es una cocinita, que tiene un microondas, y una pava eléctrica, es decir, en la que no se puede cocinar, está mas sucia que la cocina de la fonda de Villa del Parque, PIQUITO, Me pregunto siempre, por qué? A quien le tiembla el pulso a la hora de servirse azúcar? Por qué cuando se le cae no la limpia? Si es solo cuestion de pedir una escoba y una palita? La segunda pregunta que me viene a la cabeza es, por que si somos 5 mujeres, yo soy la única que termina limpiando la cocina y los chiqueros de azúcar, yerba, agua, etc que aparecen. Ni  hablar de limpia…

Mentes apagadas

Mi mente esta apagada,
como una hoguera centenaria.
Como una radio spika
como una tele blanco y negro.
Mi mente esta cansada,
no quiere pensar en nada.
Simplemente se apagó.
Tiene sueño, hambre,
está somnolienta.
no quiere hablar de nada.
No le importa la política.
ni el calentamiento global, ni el dolar
ni la sequía
ni las inundaciones,
ni los hechos fortuitos.
Simplemente no quiere funcionar.
Quiere dormir, descansar
vacacionar.
Pensar? no.
Sentir, quizás.
dormir, sin soñar.
Sin presiones, sin pastillas,
sin Yoga, sin gritos
sin consumo
sin gastos
sin gimnasia,
sin vueltas
sin idas
sin regresos
sin nada
a cara lavada,
en pijama
entre sabanas suaves.
Mi mente quiere dormir,
y descansar.