Ir al contenido principal

De eso no se habla

Es complicado. En cada casa, en cada familia, en cada célula social, existen normas de convivencia, de conducta, leyes, no escritas, que hacen que uno se comporte de una u otra manera. Cada célula social, tiene la suya, a veces coincidimos en algunas "leyes"; en otros casos no entendemos cómo funcionan, cómo es posible que las cosas se den así?

Me cuesta interactuar con el otro, cuando el otro es de alguna otra célula social. Pero trato, siempre trato. Intento aprender sus leyes, para no quedar como una "desubicada". El tema es cuando los miembros de la otra célula social, no aceptan mis reglas, mis leyes. No les interesa aprenderlas. Se hace difícil, poder concretar un proyecto. Poder hacer, cosas, algo.

Diferentes formas de pensar, diferentes formas de ver la vida, hacen que seamos distintos unos de otros.

Esa es la magia de la convivencia, del aprender, del vivir!

Muchas veces nos topamos con paredes, duras, que nos hacen golpear la cara.
Otras veces, palos en la rueda, otras, piedras, en caminos llanos.

Pero la clave está en poder levantarse, y seguir, sortear los impedimentos, que proponen los otros, continuar de alguna manera.

Desde un: "no me gusta cómo te queda el pelo así", o "no quiero que te vayas de viaje". O "no me gustaría que cambies de trabajo"." No quiero que te mudes", son simplemente formas de interrumpir nuestra senda, hacia un futuro mejor. Y formas de interponerse en nuestro camino, de personas que si bien, pueden relacionarse con nosotros de la mejor manera y con los mejores sentimientos, logran que nos sintamos mal, que nos demos por vencidos, y que no intentemos nada nuevo.

En mi camino, siempre tuve piedras, palos, hasta pozos de oscuridad, desde los que no podía ver la luz del sol.
Desde esos pozos de oscuridad, desde ese piso liso, donde había tropezado con esa roca, gigante, pude levantarme, no una, sino mil veces.

Por eso, a cierta edad, me dije: no voy a permitir que alguien más se interponga en mi camino. No voy a dejar que me dobleguen, sean o no de mi propia célula social.
No voy a darme el lujo de caer nuevamente.

Y acá estoy, luego de un par de tropezones, pensando cuales son mis pasos a seguir.

Por supuesto seguir adelante, llueva o truene. Por que como dicen por ahí: un tropezón no es caída. 

Y lo más importante: Estas dos piernas fuertes, supieron bancarse muchas cosas, muchas!. Hijos, divorcios, familias (políticas o no). Amigos y amigas, ex amigos y ex amigas. Novios y parejas. Todo Y siempre, estuvieron firmes, sosteniendo lo mas importante que hay sobre ellas: un corazón fuerte, un cerebro pensante, y unos ovarios, que aún siguen siendo esos ovarios que hay que ponerle a todo lo que uno ama y defiende.

Lo que no se dice: eso que la mayoría calla. Lo que piensan de uno, el rol que obtenemos en esta célula social, eso, ya no me interesa. Mi camino está rodeado de las personas que amo. Que me acompañan un tramo. A veces se van para hacer el suyo propio, y vuelven más adelante a entrecruzarse.

Mi camino es uno, y es mío. 
Y ese es el punto. Y aparte. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Si no canto lo que siento

Soy una mujer de 48 años, que vivió parte de su juventud, en un ámbito político y social de censura, y prohibición, y el resto de su juventud, desaprendiendo viejas costumbres.
Me enseñaron a no quejarme, no contestar, no opinar, no hablar cuando los grandes están hablando, no interrumpir, no discutir, no politizar, no participar de ningún movimiento social y menos político. No, no y no.

En este momento de mi vida me doy cuenta de varias cosas.

La primera: todo lo que cambió nuestra sociedad (para bien y para mal) Hoy las mujeres en esa lucha constante de hacer valer nuestros derechos, podemos decir a un piropeador serial, Me estas acosando. No me gusta que me digas si tengo lindo el culo o las tetas. No quiero ir a tu casa. ETC .

Bien! A ver, recuerdo ser una niña inocente de 14 años y que viejos pajeros en su auto, me siguieran , frenaran el auto y se hicieran una paja adelante mio, diciéndome: Lindaaaaaa...
Y yo salir corriendo, horrorizada. Y a quien se lo iba a contar? Quien iba a…

(Septiembre de 2010) "En la cocina"

Noches frías, de finales de invierno

el calor de la cocina, y el de tu cuerpo

detrás mio, como queriéndome tocar,

como diciéndome acá estoy,

sin embargo estas lejos,

pero te siento.



Nos miramos, nos reímos,

hablamos, picamos una verdura y otra

y otra

preparamos la cena

tomamos una copa de vino

Prendo unas velas

prendo la estufa

y pronto,

la noche fría es cálida

las luces tenues de las velas

encandilan

vos me abrazas

y yo tiemblo

vos me hablas

y yo respiro.

Y lo único que se me ocurre

es verte sonreir.

La convivencia

Quizás ya alguna vez, hablé sobre este tema. La convivencia. Quizás hice algún comentario, con respecto a la "felicidad de la pareja" y la relación inversamente proporcional con dicho tema.
Pero hoy me voy a referir a la convivencia en general.
Varios ejemplos:
Ejemplo 1: La cocina de la oficina En mi oficina, somos muy pocos, diría que 7 estamos todo el día en ella, y de esas siete personas, 5 somos mujeres. Y la cocina, que es una cocinita, que tiene un microondas, y una pava eléctrica, es decir, en la que no se puede cocinar, está mas sucia que la cocina de la fonda de Villa del Parque, PIQUITO, Me pregunto siempre, por qué? A quien le tiembla el pulso a la hora de servirse azúcar? Por qué cuando se le cae no la limpia? Si es solo cuestion de pedir una escoba y una palita? La segunda pregunta que me viene a la cabeza es, por que si somos 5 mujeres, yo soy la única que termina limpiando la cocina y los chiqueros de azúcar, yerba, agua, etc que aparecen. Ni  hablar de limpia…